Limpiezas Técnicas: Eficiencia y Seguridad

Determinados equipos dentro de una planta sufren un ensuciamiento que reduce sus prestaciones (caso de los intercambiadores) o aumenta el riesgo de fallo (caso de los transformadores de tensión o de los cuadros eléctricos). Mantener un adecuado nivel de limpieza realizando una serie de actuaciones sistemáticas que tengan como objetivo eliminar ésta se convierte en una actividad necesaria para mantener tanto la eficiencia como la seguridad de la instalación.


Equipos que requieren de limpiezas técnicas periódicas:

Entre estos equipos están los siguientes:

  • Todo tipo de intercambiadores:
  1. Intercambiadores de placas
  2. Intercambiadores carcasa-tubos
  3. Intercambiadores de tubos concéntricos
  • Calderas, como un tipo especial de intercambiador
  • Torres de refrigeración
  • Fosos y depósitos, en los que la velocidad del fluido que almacenan es muy baja y facilita la separación de una fase sólida
  • Grandes trasformadores de tensión, por la pérdida de capacidad de refrigeración de un transformador sucio y por la conductividad eléctrica que puede tener la suciedad acumulada en determinadas partes, como los aisladores

Justificación de la necesidad de las limpiezas técnicas

Los altos costes de la energía y de los combustibles han provocado un aumento de la necesidad de mantener todos equipos relacionados con el intercambio de calor en perfecto estado. Por supuesto, el adecuado nivel de limpieza de las superficies de intercambio tiene una incidencia más que considerable en el rendimiento de los equipos y en su eficiencia energética.

Tipos de limpiezas técnicas

Existen dos grandes grupos de limpiezas técnicas:

  • Las limpiezas con medios mecánicos. Suponen arrancar la suciedad utilizando medios de arrastre mecánico, como equipos de lavado a presión, rascadores, o limpieza manual con elementos sencillos (trapos, estropajos de diversos tipos, cepillos, etc.). Requieren el desmontaje de determinados elementos y requieren además mucha mano de obra
  • Limpiezas químicas. Se realiza bien con la utilización de determinados productos en los que el elemento a limpiar se sumerge, o bien mediante la recirculación de un producto determinado sin realizar apenas desmontajes. En general, se pretende que el producto ataque la suciedad y la disuelva o la deje en circulación. Generalmente se trata de dispersantes, oxidantes o compejantes. La ventaja es que en muchos casos no requiere desmontaje de elementos. Los inconvenientes son dos: que el reactivo ataque determinadas partes del equipo, y no sólo la suciedad, y que se produce un residuo que hay que gestionar.

La contratación de limpiezas técnicas

Para atender la creciente demanda en este sector, existen empresas especializadas que ofrecen servicios de limpiezas técnicas. Para poder acometerlas se necesitan conocimientos diversos y muy especializados, alejados en muchas ocasiones de la tradicional visión de la actividad de limpieza como un conjunto de tareas que requieren un nivel de conocimientos bajo y poca especialización. Los conocimientos necesarios para abordar los diferentes trabajos de limpieza técnica incluyen áreas como la química, hidráulica, el desarrollo de sistemas a presión muy precisos y conocimientos en el uso de determinadas herramientas. Algunas empresas incluso han desarrollado equipos especiales para acometer la limpieza de algunos equipos especiales, incorporando la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i) al día a día de su actividad.

Limpiezas técnicas industriales S.L 2019 Todos los derechos reservados.

Política de privacidad

Diseño web: RENOVETEC S.L

 

Teléfono: (+34) 925 579 908

javier@limpiezastecnicasindustriales.com
Taller C/ Del pino nº19 F
Cp: 45210 Yuncos (Toledo - España)