¿Qué es un flushing?

 El Flushing es una técnica usada para la limpieza preoperacional de circuitos que contienen aceites, ya sean de lubricación, de refrigeración o de calefacción. El término flushing es a veces empleado incorrectamente para designar otro tipo de limpiezas con fundamentos distintos. Este artículo trata de explicar la técnica del flushing, sus campos de aplicación, sus ventajas e inconvenientes.

Básicamente, realizar un flushing es realizar el lavado de circuito oleohidráulico, bien durante el proceso de puesta en marcha inicial de una instalación (commissioning) o bien durante una parada programada. Hay que tener en cuenta que durante el proceso de construcción se instalan tuberías nuevas que suelen contener restos de grasa, restos metálicos y restos de soldadura. Los circuitos oleohidráulicos en los que se suele realizar un flushing suelen ser los siguientes:

  • Circuitos de lubricación. Así, los circuitos de lubricación de turbinas de gas, de turbinas de vapor o de motores diesel o de gas requieren un flushing previo para eliminar cualquier resto extraño que pudiera afectar a elementos lubricados (cojinetes, bielas, cigüeñal, etc), a válvulas o a bombas, o que pueden degradar el propio aceite.
  • Circuitos de aceite térmico (HTF, Heat transfer fluid, fluidos de transferencia térmica). Las instalaciones que utilizan este tipo de fluidos para transportar calor desde la zona de generación hasta la zona de consumo necesitan una intensa limpieza inicial que garantice la ausencia de restos extraños
  • Circuitos hidráulicos, en los que el aceite es un transmisor de fuerza.

El Flushing consiste en hacer circular el fluido hidráulico por el circuito a una velocidad muy superior a la de su trabajo habitual, creando así una circulación en régimen turbulento y no laminar. El objetivo es desplazar y eliminar la contaminación por partículas en el aceite. Las tuberías y elementos de un circuito, en función de sus diámetros y/o pasos internos y de los caudales aplicados, provocan que el fluido se desplace a diferentes velocidades. El exceso de velocidad provoca un régimen turbulento de circulación. Si se parte del estándar de velocidad recomendado para las líneas de presión (entre 2 y 5 m/seg. ), debe aplicarse para el flushing como mínimo el doble de velocidad, unos 10 m/seg.

El procedimiento habitual para realizar un flushing es el siguiente:

Se desconectan los actuadores (válvulas, cilindros hidráulicos, motores hidráulicos, filtros, bombas), uniendo los tubos de entradas y salidas entre sí, y creando un circuito cerrado. Es posible que en instalaciones de gran tamaño sea necesario sectorizar, es decir, dividir en diferentes zonas. Por tanto, será necesario 'modificar' la instalación, soldando tuberías adicionales, caps, carretes, etc, hasta conseguir un circuito libre de obstáculos en el que el aceite pueda circular

Es necesario instalar una bomba especial (no la bomba habitual del circuito), que sea capaz de bombear al menos el doble de caudal del habitual, para conseguir esa alta velocidad de circulación. Para atrapar la suciedad que se vaya liberando de la tubería será necesario montar un filtro especial, cuyo tamaño de paso (luz) hay que seleccionar con especial cuidado. Es habitual disponer de varios filtros que se van instalando de forma sucesiva: un primer filtro de 25 micras o más, en el que van a quedar retenidas las partículas más grandes; un segundo filtro de menos de 10 micras, que se monta en la misma carcasa en sustitución del anterior; y un filtro final de entre 1 y 5 micras, que atrapará las partículas de menor tamaño, y que se monta en la fase final del proceso. Es conveniente que se disponga de una carcasa duplex que permita la sustitución de filtros en marcha, y que se disponga también de un medidor de presión diferencial antes y despues del filtro, para detectar cuando el filtro empieza a colmatarse. El tiempo necesario para realizar esta recirculación es muy variable en función de la instalación que se pretende limpiar y del grado de suciedad estimado. Es habitual considerar un tiempo de recirculación de forma preliminar, pero después mantener el proceso en funcionamiento hasta que el último filtro aparezca completamente limpio sin ningún resto de suciedad

Las bombas y válvulas del circuito que se han desmontado se limpian aparte.

Sobre el fluido que debe emplearse para hacer la limpieza, existen varias posibilidades:

  1. Utilizar aceites detergentes, que facilitan el desprendimiento de sustancias contaminantes,y por tanto aceleran el proceso. Más tarde será necesario reemplazar este aceite por el fluido de trabajo e incluso realizar un flushing adicional para eliminar los posibles restos de aceite detergente
  2. Utilizar el propio aceite de trabajo habitual, que es lo más recomendable en la mayoría de los casos. Hay que tener en cuenta que las partículas se desprenden por el régimen turbulento, y no por agentes químicos decapantes.
  3. Utilizar el propio aceite de trabajo habitual al que se han añadido unos aditivos detergentes y/o decapantes.

Limpiezas técnicas industriales S.L 2019 Todos los derechos reservados.

Política de privacidad

Diseño web: RENOVETEC S.L

 

Teléfono: (+34) 925 579 908

javier@limpiezastecnicasindustriales.com
Taller C/ Del pino nº19 F
Cp: 45210 Yuncos (Toledo - España)